QUE RELACION GUARDA LA TIPOLOGIA CON LOS MENSAJES

Publicado en por paula

Puesto que el sentido de un texto es inmanente a una situación de comunicación, y dado que las situaciones típicas determinan tipos de textos, los recorridos interpretativos que permiten (re)construir el sentido textual están determinados por el tipo del texto.

Las hermenéuticas no permiten pensar esta cuestión en su generalidad, pues ellas se consagran a un tipo de textos determinado (particularmente literarios, religiosos, jurídicos).

La lingüística, por el contrario, cuando se ocupa a veces del texto, lo considera como un nivel del lenguaje[1] y se encierra en la generalidad, con el riesgo de delegar el estudio de los tipos textuales a disciplinas conexas como la poética.

 

I. REEVALUAR LA HERENCIA DE LA RETÓRICA

Para edificar una tipología textual, apenas si podemos apoyarnos en la tradición oscurecida de la retórica.

Ciertamente, la lingüística y las otras disciplinas que se ocupan del texto le han hecho amplios préstamos[2] y se han repartido, después de que ha desaparecido, los despojos de su cuerpo doctrinal.

Sin embargo, la retórica no ha sido nunca, propiamente hablando, una disciplina científica ¾incluso si en la actualidad es importante salvaguardar su núcleo racional[3]. En efecto, desde el origen ha sido concebida como una técnica, y tanto sus categorías taxonómicas como sus conceptos descriptivos han estado ligados a objetivos prácticos[4].

Debido a esto, la retórica adolece de notables limitaciones:

(i) Puesto que ayuda a producir los textos de una sociedad dada, deliberadamente permanece etnocéntrica, cualesquiera que pudiesen ser sus pretensiones a la universalidad.

(ii) Está históricamente ligada a ciertos tipos de discurso: judicial, deliberativo, epidíctico, epistolar (ars dictaminis), de las Bellas Letras.

(iii) Es normativa más bien que descriptiva.

(iv) Es una técnica de producción y no de interpretación.

Finalmente, las teorías del lenguaje sobre las que reposa han sido olvidadas, sino perimidas, hasta el punto de que los conceptos que ha producido no se pueden reutilizar sin precauciones epistemológicas.

Todas estas restricciones la separan de una semántica de la interpretación que no esté ligada a una sociedad y a un tipo de discurso.

Comentar este post